vestidos-para-primera-comunion

Sin categoría

Lo difícil que fue hacer mi primera comunión

29 Nov , 2017  

El día que acepte tener fiesta de mis XV años, mi mamá hizo una lista mental de todo lo que hacía falta para que yo pudiera tener una buena fiesta y entonces el hecho de haber sido mala católica durante 10 años, fue un balde de agua fría. Su hija jamás había usado un vestidos para primera comunion, porque escasamente la llevaba a misa, sólo en eventos importantes y siempre tarde.

 

Así que antes de que viéramos salones, vestidos, comida, baile u cualquier otra cosa; mi mamá corrió en la primera oportunidad a la iglesia, para que pudiera recibir la sangre y cuerpo de Dios durante mi misa de XV años. Triste realidad fue la que se encontró cuando descubrió que, para hacer la primera comunión, cualquier niño, debe pasar por un año de catequesis y yo tenía escasos cinco meses, para lograrlo.

 

Así que fue de iglesia en iglesia, hasta que encontró un Padre que decidió darme un curso intensivo sobre Dios y la religión católica, para hacer mi primera comunión, dos semanas antes de mis 15 años.

 

Por supuesto, que no dejó pasar tan buena oportunidad y también mandó a mi hermana, y mi tía -igual de hereje que mi madre- envió a sus dos hijas. Entonces ahí íbamos las cuatro, tres días a la semana a catecismo y los domingos a misa, que el padre cantaba con singular alegría.

 

Fue una época estresante, porque también tenía que ensayar mis bailables e ir a la escuela, pero igual fue muy chistosa. Por ejemplo, el primer día de catequesis el Sacerdote nos preguntó si sabíamos que era el H2O; una de mis primas, que tenía 12 o 13 años, dijo: sí, es para matar bichos. Hoy en día nos seguimos burlando de ella y previniéndola para que una botella de Bonafont no la mate.

 

De las cosas más complicadas que se nos presentaron fue el vestuario. ¿Cómo vistes a cuatro niñas de 15, 13, 10 y nueve años, para su primera comunión? Obviamente ya no hubiera sido normal ir en ropón, así que acudimos a Boutique Bebela, donde encontramos vestuarios de acuerdo con nuestra edad y la ocasión. Gracias Dios, porque nuestra abuela nos quería vestir a todas iguales, con vestidos de crinolina.

 

El día de la celebración, pasamos una linda tarde con nuestra familia más cercana, burlándonos de mi prima y el H2O. Fue un bonito día, que me gusta recordar.

 

¿Cómo fue tu primera comunión? Cuéntame en la caja de comentarios. No olvides compartir y dar like. ¡Hasta la próxima!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

www.000webhost.com